Oda a la Fusión en Matria

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

“Madre Tierra”, “mamá”, “mujer”… así es como la chef Arlette Eulert define la esencia de Matria, un pequeño mundo lleno de creatividad, fusión, amor y respeto a los insumos trabajados, donde se saborea su dedicación en cada plato. Con gran inspiración en la cocina del Sudeste Asiático, una vasta colección de experiencias vividas en Londres, Barcelona, Sao Paulo (entre otros) y mucha pasión, Arlette crea una fusión de sabores que escapa de lo convencional en Lima y te envuelve paso a paso. Es así que iniciamos nuestra incursión en su carta de verano.

FullSizeRender (2)

El restaurante nos encantó por dentro. Muy acogedor y con un ambiente cómodo y cálido (very welcoming) decorado con grandes pizarrones que sugerían bebidas y platos especiales (los favoritos de la casa), plantitas en las paredes y una gran vista a la cocina. Decidimos sentarnos estratégicamente frente a ella para entretenernos con el detrás de cámaras esa noche. ¿El detalle más divertido? Arlette escribe el nombre de cada cocinero y chef en el vidrio que nos separa, apuntando con una flecha para saber quién es quién, logrando crear un ambiente más unido, casual y participativo.

 FullSizeRender (1) FullSizeRender (5)

¡RESERVA EN MATRIA AQUÍ!

Con ganas de unos aperitivos, aceptamos las sugerencias de la pizarra y pedimos el Matria Spritz (pisco 1615, aperol, lima y maracuyá) y La Mula (vodka, ginger beer Fever-Tree y lima). Opciones que dieron en el clavo por la frescura que nos prestaron en esa calurosa noche de verano. Definitivamente el Matria Spritz superó la versión original, una opción innovadora para los que disfrutan del toque dulce y son fans de la maracuyá.  La Mula por otro lado se convierte a nuestro parecer en el trago del verano: frío, fresco y suave.

tragos matria

Comenzamos con la estrella de las entradas, un duo de Conchas de Abanico: La primera (que no aparece en la carta) estaba bañada en mantequilla cítrica de yuzu y perejil. Aconsejamos exprimir unas gotas de limón encima para que el sabor se intensifique y sea aún más enriquecedor al paladar. El contraste agridulce es casi adictivo después de la primera probada no te sorprendas si no encuentras la voluntad de parar y darle oportunidad a otras entradas de la carta. La segunda, las “Indo-China” con mantequilla de curry amarillo y quinua POP tostada se abrieron paso primero con su envolvente aroma y luego con su sabor “sweet and spicy” que te transportaban a India en un solo bocado. No extrañamos al típico parmesano que usualmente las cubre en Perú. 

conchitas matria

¡PRUEBA LAS CONCHITAS DE MATRIA AQUÍ!

Después de tan impactante inicio decidimos continuar con lo marino y probar el Tiradito AKA de Lenguado, finas láminas de lenguado con pepino japonés (kiuri), dados de palta, polvo de shiso rojo (albahaca japonesa) y tobiko (huevera de pez volador). La delicada presentación (we love pink), sutil combinación de sabores cítricos y diversas texturas, diferenciaron a este reconocido plato peruano convirtiéndolo también en una perfecta opción nocturna, cosa que antes no era usual considerar.

tiradito matria

Para subir un poco la temperatura decidimos incursionar con los Mejillones con Hongos ostra y Umami en caldo de choros. Servido en plato hondo de piedra para conservar el calor, el sabroso caldo venía acompañado de crocantes tostaditas que contrastaban en textura con los suaves mejillones y se complementaban con el sabor imponente del hongo. Debemos confesar que no teníamos pensado pedir esta entrada al no ser amantes de las sopas y caldos pero ante la sugerencia de la chef decidimos apostar por el plato y la verdad quedamos muy gratamente sorprendidas. Con seguridad podemos admitir ahora que: ¡Nos encanta el caldo de choros!

mejillones matria

Para romper esquemas, elegimos como entrada final una que nos llamó mucho la atención, el Huevo tibio de Corral. Cocido a baja temperatura con chicharrón de panceta, espárragos, hongos ostra, trufa y mantequilla cítrica japonesa, el truco para disfrutarlo mejor era combinar todos los ingredientes en una misma cucharada. Sí con cuchara porque el huevo ponchado mantenía su yema líquida y la mantequilla le daba un poco de dulzura, la panceta brindaba lo crocante al mix, el espárrago junto al germinado aportaban viveza y frescura y por último el hongo contribuía con un toque de amargura. Es necesario y casi obligatorio mezclar todo a la vez en tu boca para realmente experimentar esa sensación balanceada de sabores. Un plato muy singular y único, un “desayuno gourmet nocturno”.  


huevo corral matria

De segundo elegimos 2 pastas. Comenzamos con la Polenta con Ragu de Pato que se nos hacía agua a la boca con tan solo leer la descripción en la carta. Cremosa polenta batida con mascarpone (casi un puré), ragú de pato criollo, hongos, tomatitos cherry y crema de loche ahumado. El pato se desmenuzaba por si solo por la misma cocción del plato y al juntarlo con sus acompañantes te envolvía bocado a bocado. Los gajos de zanahoria y tomates le dieron la textura perfecta.

polenta matria

El Spaguettini nero al estilo “Bombay” con langostinos jumbo en salsa de curry amarillo, cashew y ajonjolí negro tostado se llevó las palmas de la noche. Nuevamente visitamos India y de paso Tailandia en cada bocado. La chef Arlette demuestra mucha audacia y pasión por la fusión al crear una innovadora explosión de sabores que escasean en Lima actualmente. ¡Un imperdible de la carta!

¡PRUEBA LAS DELICIAS DE MATRIA AQUÍ!

spaghettini nero bombay matria

Por último, no podíamos irnos sin probar por lo menos uno de los postres de la carta, y nos decidimos finalmente por el Cake tibio de Zanahoria y especies con helado de yogurt griego y salsa butterscotch de miso, decorado con semillas de amapola. ¡No hay keke más amelcochado, meloso y húmedo que este! Nuevamente el sabor “thai” presente (sí, inclusive en el postre) y junto al fresco yogurt, una vez más, Arlette consiguió fusionar lo caliente y frío, dulce y neutro, crocante y cremoso, suave e intenso… en otras palabras, alcanzó un nuevo nivel de fusión. ¡Experimento aprobado!

cake zanahoria matria

Visita Matria si estás en busca de realmente sorprenderte con sabores únicos y mucha innovación. Prepárate para viajar con tu paladar y re-descubrir el término “fusión” que a veces subestimamos o damos por sentado. Se puede concluir que Matria es una “Oda a la Fusión” y nos morimos de ganas de conocer las nuevas creaciones que nos traerá la chef Arlette en el futuro.  

¡RESERVA EN MATRIA AQUÍ!

*BONUS*

  • ¡El servicio es A1! Esa noche nos atendió el mozo Randy que explicó cada plato al detalle y hasta nos dio los tips y secretos de cómo probarlos y disfrutarlos mejor.
  • La chef no se queda encerrada en la cocina. Nos encantó ver como Arlette interactuaba con los comensales preguntando qué tal la estaban pasando y hasta brindando sugerencias de la carta. 
  • El detalle de poder pedir medias porciones nos pareció genial para probar más creaciones de la carta. Muy buena iniciativa.
  • El espejo redondo decorado con ramas/espigas era casi mágico al dar una onda como de cuento de hadas al restaurante. ¡Lo amamos!

 

Dirección: Calle General Mendiburu 823 – Miraflores
Atención: Mar – Sab 13:00 a 16:00 / 20:00 a 23:00 y Dom 13:00 a 16:00
Extras: Cuenta con valet parking.
Reservas: http://www.mesa247.pe/lima/restaurante/matria
Facebook: https://www.facebook.com/matriarestaurante/

matria

 

Escrito por: Melanie Macpherson y Meghan Macpherson
Contactos: mel_m22@hotmail.com y meghan_macpherson@hotmail.com


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

x

Lee un poco más de los articulos de Melanie y Meghan Macpherson

Ver artículos