De Paris a Cusco, la mejor cocina

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hola amigos, esta semana les tengo una reseña muy singular, llamémosle fuera de lo común, pues me parecen las palabras más acertadas para relatar esta experiencia. Esta semana Los Placeres Culinarios se vieron forzados a escapar de la ruidosa Lima para encontrar un poco de paz e inspiración en Cusco, que si bien es una ciudad constantemente asediada de turistas en la búsqueda de experiencias y sensaciones nuevas, nunca esperé que esta magnífica ciudad me abriera los ojos al universo del cual estoy a punto de contarles.

Dicen que las mejores experiencias llegan de casualidad y esta vez no fue la excepción ya que llegué a este restaurante de mera casualidad al otro local haber equivocado con mi reserva, el error fue grato y terminé agradeciéndolo de sobremanera, como dice el dicho: todo tiene un por qué. Al no tener reserva y sin saber a dónde ir, decidí abrír TripAdvisor y un restaurante apareció como el N° 1 de Cusco, con muy pocas reseñas, muy buenas puntuaciones y sin pensarlo más decidimos probarlo; es así como empezó esta aventura culinaria.

Se trata de Le Soleil, un restaurante en los andes peruanos que con cada bocado nos transporta a una delicada cocina francesa y que nos trae de vuelta con cada twist andino agregado; simplemente sorprendente! Este pequeño restaurante, con puertas a la calle que suelen permanecer cerradas, guarda una de las mejores cocinas de Cusco, difícil tarea en una ciudad gastronómicamente tan congestionada, pero poco a poco les explicaré el por qué.

Llegamos sin reserva y gracias a dios tenían disponibilidad, la maître amablemente nos lleva a nuestra mesa y nos entrega las cartas. De inicio a fin un menú francés,  al lado izquierdo 2 menús de degustación, de 5 y 7 tiempos respectivamente; a la derecha entradas, fondos y postres tradicionales.

Lo primero en captar mi atención fue el Pato en Dos Cocciones A La Naranja, tan solo milímetros atrás en tan difícil carrera se encontraba la Canilla de Cordero Cocida 16 Horas, mientras que ya rezagados en la carrera quedaban el Filete y Brandade de Trucha Andina y el Ratatouille al Horno. Ante tanto indecisión le dije a nuestro mozo: Sorpréndeme! Y procedí a entregar la carta. Por otro lado mi novia, algo más segura y fiel a sus gustos, no dudó en ordenar la Trucha Andina, que si bien sonaba bien, no tanto como mis dos primeras opciones.

le soleil 1Poco después de tomar nuestra orden, sin que ni porque llegó a nuestra mesa un abrebocas cortesía del chef, una Crema de Zapallo con Tostada de Almendras, Mango y Jengibre; servida en una especie de shot, con la tostada encima y coronada por una Flor del Valle Sagrado que no sólo sirve a modo de decoración sino que es comestible y complementa el plato. Con el primer sorbo déjenme decirles que quedé boquiabierto, nunca esperé tanto sabor en un bocado tan pequeño. La sutil y ágil combinación de sabores entre el zapallo caliente, el mango, las almendras y esa única hoja silvestre del valle sagrado fue simplemente increíble; una remembranza al estilo Ratatouille que me hizo recordar aquellos consomés de mama.

Fue uno de esos momentos en los que lamentas no haber ordenado una entrada…

Para seguir con el asombro una vez que terminamos de devorar nuestros abrebocas, para seguir agasajándonos llegó el segundo abrebocas, nuevamente cortesía del chef, un chef bastante generoso aparentemente. De pronto en nuestra mesa había unos platos con un pequeño bollo de Pan Casero acompañado de Terrine (Pate) de Cerdo, Vinagre Balsámico y Flor Silvestre del Valle Sagrado. Si bien la consistencia del cerdo no es era tan suave o delicada como la de un foie gras, el sabor estaba bastante presente y tenía el carácter suficiente para acompañar cada bocado. El vinagre balsámico supo complementar los sabores y realzar  las propiedades del cerdo. Nuevamente palmas para el chef, no tengo más que decir.

 

le soleil 2

 

Bastante contentos con cómo iba nuestro almuerzo hasta ese momento, fue que este restaurante supo cómo poner la valla más alta aún con la llegada de nuestros fondos, desde la presentación hasta las porciones servidas, nada de gourmet francés ni reducidas porciones en este aspecto, platos sumamente atractivos para nuestros ojos, olfato y paladar.

Para mí el Pato en Dos Cocciones a la Naranja, en la cual no tuve solo una presa del pato, sino que sirvieron tanto la pierna con encuentro como la pechuga para poder apreciar las distintas texturas y sabores del ave; acompañadas de Pastel de Papa, Legumbres cocidas, Melocotón y una salsa de fondo. La pechuga de pato es tierna y de sabor fuerte, como cualquier pechuga si bien suele ser más seca compensa esta característica con la salsa viene bañada y la ternura de su carne. Por otro lado la pierna, mucho más jugosa, estaba crujiente por fuera y jugosa por dentro, de sabor más delicado y agradable. En esta ocasión tuvimos la suerte de contar con ambas partes servidas en nuestro plato, cada una de ellas cumpliendo muy bien su papel y superando nuestras expectativas. De los acompañamientos debo resaltar 2 de ellos, el Pastel de Papa y el Melocotón, un pastel de bastante suave y bajo de sal como se sirve tradicionalmente y un trozo de melocotón que sabe explotar todo su sabor con la emulsión de naranja y el calor del horno; me sorprende como a veces algo tan simple puede llegar a ser tan completo para nuestros paladares.

le soleil 3

 

Frente mío tenía el Filete y Brandade de Trucha Andina con Espuma de Mantequilla Negra y Legumbres, el plus, pues viene acompañado de 2 porciones de una especie de Causa de Papa Amarilla. La porción consta de 2 porciones de filete de trucha rosada, las 2 porciones de puré de papa aderezada al ajo, legumbres cocidas y espuma de mantequilla. Una trucha de cocción perfecta, jugosa y suave; la mantequilla brinda el toque salado y realza el sabor de la carne; mientras que la papa al ajo es el complemento perfecto para no opacar el suave sabor de la trucha.

le soleil 4

 

Al venir el mozo a recoger nuestros relucientes platos, sin darle tiempo a nada pedimos nuevamente la carta esperanzados en conseguir un postre que sepa cerrar con broche de oro tan esplendoroso almuerzo, sin mucha sorpresa no nos tomó ni 1 minuto conseguirlos.

Crème Brulée para mí y Fondant de Chocolate Intenso con texturas de Chirimoya para mi novia; así es, un postre para cada uno ya que me negué a compartir mi Crème Brulée.

Finalmente llegaron nuestros postres a la mesa, mi Crème Brulée se veía más que bien, por lo que decidí no esperar un segundo más y hacer la prueba de fuego, acerque un poco mi oreja al plato y golpeé la costra de caramelo la cuchara: un sonido crujiente  y filoso retumbó en mis oídos; el caramelo no se rompió… todo iba viento en popa. Ya con más convicción y decisión me aventuré en dar ese primer bocado, rompí la costra de caramelo para descubrir su interior la suave crema y el tenue olor a vainilla; el resultado en mi paladar fue una explosión de sabor y alegría. Un crema o natilla suave y sabrosa que se apoya en la costra de caramelo para elevar su dulzor y contrastar su textura, si nunca han probado un crème brulée les recomiendo prueben este, no temo equivocarme al decir es el mejor que he probado en Perú.

le soleil 5

Bastante satisfecho con mi postre no quise siquiera probar una pizca del Fondant de Chocolate, pero mi deber con ustedes me llevó a hacerlo, muy sacrificada mi labor.

Es así como terminé probando este maravilloso bizcocho relleno chocolate Bitter líquido y acompañado dulces gajos de chirimoya de la región; un postre rico y directo.

le soleil 6

Con el recuerdo en mi mente de tan maravilloso almuerzo me despido de ustedes y los invito a que visiten Le Soleil si se encuentran en Cusco, les aseguro será una experiencia no olvidarán y les abrirá los sentidos experiencias culinarias nuevas, aquí les dejo su dirección y página web.

Dirección: Calle San Agustin 275, Cusco – Perú

Facebook: www.restaurantelesoleilcusco.com

Para realizar tus reservas ingresa acá http://www.mesa247.pe/lima/restaurante/le_soleil

http://losplaceresculinarios.blogspot.pe/


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

x

Lee un poco más de los articulos de Jean Pierre Durand

Ver artículos