De economista a panadero exitoso

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Luis Enrique Raygada Ballón es economista, estuvo en puestos importantes en empresas como Kimberly Clark o Abbott. Todo iba para arriba y de pronto, la pandemia.

Como muchísimos peruanos, se quedó sin trabajo. Y es ahí, cuando te toca estar en esa situación, que puede aflorar el temperamento para darle la vuelta a las cosas.

Tras volcar al papel las ideas que tenía en mente, Luis se decidió por una que dista mucho de lo que imaginamos haciendo a un economista, pero, como dicen, por algo suceden las cosas. Hace nueve meses nace ‘Pancitos del Sur’, un emprendimiento que ha empezado con el pie derecho. Se trata de los clásicos panes artesanales rellenos, muy conocidos por los viajeros que mil veces han recorrido la Panamericana Sur entre Lima y Pachacámac, donde Luis calcula hay unos cincuenta hornos de familias que los venden en la carretera.

Compra Aquí

Su idea fue llevar estos sabrosos panes a la puerta del horno de tu casa. Una propuesta proactiva, que permite disfrutarlos sin salir. Sus ‘Pancitos del Sur’ son horneados, empacados y congelados en packs de 10 por sabor, para asegurar la calidad, inocuidad y sabor. Así el consumidor puede tenerlos cuando se le antoje tras diez minutos en el horno o en menos de un minuto en el microondas. Además, los puedes guardar en el congelador hasta por 90 días.

PENSANDO EN EL CLIENTE

“Desde la concepción de ‘Pancitos del Sur’, mi prioridad era el cliente. La experiencia del consumidor es todo y tenía que ser la mejor. El cuidado a través de un delivery propio con todos los protocolos y en bolsas de envío biodegradables, 100 por ciento selladas y seguras, así como el uso de ingredientes de alta calidad y hechos en una cocina impecable.

Son productos artesanales gourmet, pues con mi equipo nos encargamos de que cada uno sea perfecto”, explica Luis con la pasión de quien ama lo que hace. Y esa pasión y el cubrir a la perfección cada detalle ya le da frutos. Hoy están en Supermercados Peruanos (Vivanda y Plaza Vea) y varios markets gourmet. Y ya hay planes de exportar, además de abrir sus propios puntos de venta en la capital y llegar al norte y sur del país.

CÓMO LO HIZO

Pero lograrlo, no siginifica que haya sido fácil. “Convertirme en panadero fue mi primer obstáculo. Empecé siendo distribuidor: me hacian los pancitos, yo los empacaba, congelaba y les puse mi marca ‘Pancitos del Sur’. Sin embargo, el control de la producción, que es vital en cualquier negocio gastronómico, me llevó a dar el gran paso y armar mi taller de pan. Es un negocio totalmente distinto.

Compra Aquí

A ello sumé la dificil decision de la inversión que hay que hacer para montar el taller””, nos cuenta. “Recuerdo cómo empezamos. Junto a mis papis que me ayudaron a pesar del temor del virus, con la logistica y el empacado de los pedidos. Mi papá se fue al cielo hace poco más de cuatro meses y seguro que desde arriba está haciendo magia”, añade Luis, tras explicar que ya cuenta con ocho colaboradores, quienes como él, tienen claro que primero se piensa en el cliente y actitud positiva.

Finalmente, Luis y su equipo son creyentes de que se debe sumar a la sociedad, por ello visitan a las niñas del albergue REMAR de Chorrillos, donde más allá de las donaciones, buscan enseñarles también a empoderarse, a motivarlas para la vida. La historia de ‘Pancitos del Sur’ va más allá de un emprendimiento pasajero, es la muestra de que si de verdad nos proponemos algo, podemos lograrlo, y que las tragedias o errores previos, deben servir para impulsarnos.

 

Compra Aquí

El dato

Puede contactar a Luis Enrique Raygada y sus Pancitos del Sur por el Whatsapp 986651522 y @pancitosdelsur en Instagram y Facebook.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Publicación anterior