LA GARRA DE JOSEPH

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Escribe Melina Bertocchi (Twitter @melbertocchi) / Foto Difusión

Joseph Ruiz, el mejor sommelier del Perú, reflexiona sobre el mundial llevado a cabo en Mendoza, Argentina. En el teatro Independencia, frente a cientos de colegas, periodistas y la mirada expectante del mundo, fue el sueco Arvid Rosengren de 31 años quien se llevó el título esta vez. Trabaja en el restaurante Charlie Bird en Nueva York y ostenta los títulos de Mejor Sommelier de Suecia, de Escandinavia y de Europa.

Al inicio eran 61 representantes de 58 países. En dos días quedaron 15 y luego de dos más, solo tres finalistas superaron las numerosas y arduas pruebas que comprendían teoría, servicio, catas a ciegas y rapidez. Julie Dupouy por Irlanda recibió el segundo lugar, David Birau por Francia ocupó el tercero, mientras que por Argentina, Paz Levinson resaltó en el cuarto lugar; un logro bien merecido y que asoma gran esperanza para la próxima edición de 2019.

Joseph Ruiz, nuestro representante peruano, seguía expectante cada una de las pruebas. Encaró los primeros retos con personalidad y profesionalismo, pero está consciente que debe prepararse con mayor ahínco. Comenzar a estudiar desde ahora, viajar más, probar más y retar a la industria del vino en Perú a poner la valla más alta cuando se trata de educación para los sommeliers.

¿Cuál es el balance final luego de este gran reto?

Estudiar más. La teoría pesa bastante y en las eliminatorias se notó que quien hacía la teoría mejor, tenía 60% del pase a la final. Eso fue lo más difícil. En las catas me fue bastante bien, sobre todo la de destilados. Pero con la teoría, muchos salimos pensando: ¿Qué es esto? Era muy rebuscado. Fueron 60 preguntas. Casi como un examen para Master Sommelier. Eso te da el impulso y las ganas de seguir adelante. En la perseverancia está el éxito.

¿Cómo te sientes ahora que ha pasado todo?

Con muchas ganas de llegar a Lima y comenzar a dar y hacer más de lo que hacía antes del concurso. Porque te das cuenta del nivel que hay internacionalmente. Aplaudí este concurso y quiero que el próximo sea mejor. Comenzaré a estudiar ni bien llegue a Lima todos los temas a profundidad, seguiré con los concursos y espero ir al Panamericano y al Mundial de vuelta con mucha más preparación. Tengo cuatro años de experiencia y me siento satisfecho con lo que he logrado hasta ahora.

Para muchos fue una sorpresa que no quedaran los representantes de Reino Unido o Italia

Totalmente. El de Reino Unido era uno de los favoritos. Master Sommelier con muchísimos años de experiencia y no quedó ni entre los 15. Eso te dice que no hay reglas escritas a la hora de la verdad. Como me dicen muchos colegas: que no me apresure, que no corra.

¿Cómo te fue con la cata a ciegas?

En la parte de destilados me fue bastante bien. El tema es que hace falta más mundo, probar más, más viajes. Me falta catar más vinos de Europa. Aún estamos un poco a merced de los importadores, de lo que quieran traer y falta mucho todavía. También hay mucho más de Chile y Argentina, pero de Europa resta un mundo.

¿Cómo es la convivencia entre los participantes?

Tuve más contacto con los representantes de Latinoamérica porque ya nos conocíamos del Panamericano. Luis Morones de México, Martín Bruno de Argentina, el representante de Colombia, de Uruguay, de Chile. Te relacionas con todo el mundo. Incluso hice intercambio de vinos con el representante de Ucrania porque trabaja en un restaurante peruano en Dubai. Él me trajo vinos de Turquía y yo le di dos peruanos; un clásico, el Blanco de Blancos de Tacama, y el Quebrada Ihuanco para que pruebe los dos estilos.

¿Cuál era tu candidato favorito?

El francés. Seguí a dos en la semi final. Elise Lambert de Canadá y David Birau de Francia. Fui a las cuatro pruebas de ambos. Al francés creo que le faltó el idioma y un poco la simpatía en el servicio. La chica de Irlanda fue muy elegante en el servicio. Creo que lo de la simpatía fue el punto de quiebre. Con Arvid, los jueces se sintieron muy cómodos con su servicio. Si haces sentir muy bien al cliente – que es lo que pasa en la vida real – te llevas todo.

¿Qué reflexión puedes hacer sobre la situación de la sumillería en Perú?

Necesitamos más apoyo. Es una competencia internacional. La mayoría viene con su equipo, su entrenador, así son las competencias. Es bueno que quede como ejemplo para la próxima y tomarlo más en serio. Es la segunda vez que Perú va a un mundial. La primera vez fue en Chile en 2010. En 2013 tenían el pase para Japón con José Miguel, pero no se presentó. Es necesario mucho más apoyo y seriedad. Más unión, más foco y mejorar el tema de la educación. Los institutos deben ser más exigentes y estrictos con la carrera, darle más tiempo a la formación.

El artículo fue publicado el 2 Mayo, 2016


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

x

Lee un poco más de los articulos de El Trinche

Ver artículos